Los seres humanos tropezamos varias veces con la misma piedra, cierto. Lo que no se dice con tanta frecuencia es que, también, somos especialistas en dejar pasar los trenes. Las oportunidades existen, y hay que saber abrirse a ellas. Este artículo te explicará cómo abrirse a las oportunidades para que estas sean provechosas para tu vida.

Cómo hay que abrirse a las oportunidades vitales

Muchas filosofías inciden en la cuestión de la voluntad y actitud vitales. Ciertamente, estas cuestiones influyen, y mucho, en nuestro devenir vital. Lo que sucede, y a eso no le damos tanta importancia, es que estas situaciones también dependen de nosotros.

La psicología ha hecho numerosos estudios sobre la profecía autocumplida, aunque se suele centrar en aspectos negativos. Lo cierto, sin embargo, es que el principio de Pareto, o regla del 20-80, también se puede aplicar a las oportunidades.

Si quieres conseguir lo que te propongas y no quedarte atrás, deberías considerar las siguientes cuestiones:

Lo bueno pasa delante de ti, así que detéctalo e imagina

En el momento en que aceptamos que lo que nos sucede depende de nosotros, podemos cambiar nuestras antenas. Uno de los problemas recurrentes es que las situaciones ventajosas pasan, pero no las vemos, bien porque no las queremos ver, bien porque no estamos preparados. Este es, pues, el primero paso que tenemos que dar.

Como principio general, conviene que nos imaginemos cómo sería una situación buena para nosotros. Esto es sumamente importante, porque te permitirá cambiar tu vida, y hacerlo a mejor. Este ejercicio, a ser posible, debería ser diario porque, con ello, te predispondrás positivamente.

Piensa y después actúa para conseguir lo que deseas

Por otra parte, la voluntad no lo es todo. Hay que actuar y, por desgracia, en el mundo de la espiritualidad hay un cierto confusionismo con esta cuestión. Si quieres tener éxito, tienes que accionar la energía para que aparezcan las oportunidades.

En caso de que no tengas el hábito, tendrás que cultivarlo. Una buena opción es utilizar un plano para conmensurar tus resultados. Esto te permitirá evitar la tan temida dispersión, uno de los principales problemas cuando no hay constancia.

En consecuencia, si lo que quieres es conseguir un objetivo, deberías tener en cuenta esta cuestión. A largo plazo, esta cuestión es sumamente importante para conseguir lo que te propongas.

Conclusión

Abrirse a las oportunidades es sumamente importante para no perder el tiempo y ahorrarse sufrimientos. Lo cierto es que los seres humanos somos máquinas de crear y, si nos direccionamos bien, es mucho más fácil alcanzar los objetivos. Los imponderables y problemas externos existen, cierto, pero podemos hacer mucho más de lo que pensamos. Ahora bien, para ello tiene que haber un compromiso por tu parte que trascienda lo coyuntural.

¿Quieres cultivar la habilidad de no quedarte atrás y no desaprovechar lo bueno que te ofrece la vida? En Emocodificación te podemos echar una mano. No dejes de contactarnos porque impartimos sesiones de coaching emocional que te ayudarán. Te sorprenderá saber cuán poderoso eras sin saberlo.

Dejar un mensaje

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!