La sexualidad ha sido tradicionalmente fuente de vida y no es de extrañar que sea una parte interesante de la vida. Tener en cuenta este aspecto es importante para lograr un equilibrio entre cuerpo y mente. Vivas solo o en pareja, es bueno darle la importancia que tiene. Te indicamos algunas pautas para vivir una sexualidad plena y responsable.

Cómo vivir una sexualidad responsable

El primer aspecto a tener en cuenta de la sexualidad es el siguiente: tiene que haber consentimiento y respeto mutuo entre personas mayores de edad. Si se tiene en cuenta este aspecto, son varias las posibilidades que tienes.

Para disfrutar de la sexualidad de forma responsable es fundamental la honestidad. Se trata de que las personas sepan qué pueden esperar y evitar autoengaños que puedan resultar dañinos. De esta manera, dure lo que dure la relación, las interacciones resultarán placenteras.

En segundo lugar, te recomendamos que actúes siempre desde el respeto. Las actividades sexuales pueden ser puramente lúdicas o desde el amor, pero nunca hay que olvidar que la otra persona merece consideración. El amante que piensa en sí mismo suele ser un mal amante. Por lo tanto, el respeto no consiste solo en no hacer daño a la otra persona, sino también en tenerla presente como actor en la interacción.

Finalmente, hemos de señalar que la sexualidad tiene una amplia gama de posibilidades. Puedes vivirla en pareja, con una pareja casual o contigo mismo. Te recomendamos que no tengas inhibiciones más allá de las que impliquen respeto.

La sexualidad en pareja

El sexo siempre requiere de respeto, pero sí es verdad que cuando se realiza en pareja hay ciertos matices. En primer lugar, porque como conocemos a la otra persona sabemos qué es lo que le gusta y lo que no. Por otra parte, porque hay un compromiso implícito en las interacciones. Si ambos aspectos se saben gestionar bien, resulta muy bonito y placentero.

En muchos casos, la sexualidad en pareja cae en la rutina. El principal problema suele estar en la falta de comunicación entre los miembros y la buena noticia es que en la mayoría de las ocasiones tiene solución. Si lo habláis entre los dos, quizás podéis ser imaginativos en vuestras relaciones íntimas.

Por otra parte, recuerda que el sexo es una vertiente más de nuestra vida. Por lo tanto, si tu relación de pareja no va bien es posible que el sexo se resienta. Ten presente este aspecto para trabajar mejor la intimidad con tu pareja y, sobre todo, para responsabilizarte.

Conclusión

Vivir una sexualidad plena te ayuda a ser feliz, aunque es una más de las varias vertientes que tiene la vida. Si encuentras problemas en este aspecto, quizás te sea bueno conocer lo que origina la situación. A veces, con la simple toma de consciencia puedes solucionar tu problema y avanzar en tu proceso de desarrollo vital.

En Emocodificación y Sanación Genética ofrecemos formaciones y cursos que ayudan a que te conozcas mejor. Entra en nuestro portal para conocer toda la variedad.

Dejar un mensaje

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.