Es habitual que os encontremos ante situaciones problemáticas en las que, pura y simplemente, no sabemos determinar nuestras prioridades. Y esto nos genera estrés y malestar. Quizás ya va siendo hora de darle una vuelta a eso ¿No crees?

Cómo determinar correctamente tus prioridades

Como principio general, tienes que separar el trigo de la paja. Y esto implica saber, por ejemplo, qué es lo que realmente importa y lo que no. Los humanos somos especialistas en liarnos y reliarnos en cuestiones que son banales.

Y te voy a dar una noticia: esta es una estrategia de la mente. De forma natural, tendemos al caos si nos dejamos. Por lo tanto, la capacidad de poner orden es la que nos diferencia de los animales, fundamentalmente. Esta es una buena razón para no perder el tiempo. ¿Qué necesidad tienes de sufrir o de gastar energía inútilmente si no es lo que te importa?

Ojo, es importante señalar que hay casos y casos. En situaciones extremas o enquistadas quizás necesites ayuda profesional. Ahora bien, lo que podemos afirmar es que, la mayoría de las veces, tienes la suficiente resiliencia como para sobreponerte tú mismo. Saber esto te da un poder enorme, pero también te obligará a hacerte responsable de las situaciones.

Igual dices, “vale, pero ¿cómo determino las prioridades?” Hay algunas formas de hacerlo. Aquí te proponemos una que resulta muy efectiva.

Haz una lista

¿Ya has llegado a ese punto? Muy bien, pues lo primero que tienes que hacer es una lista. En ella incluirás todas aquellas tareas que realizas o cuestiones a las que dedicas tiempo al cabo del día. Y, en otro papel, incluirás aquellas cuestiones que deberías hacer o que consideras importantes.

Es fundamental que, cuando te veas ante esta situación, no corras. Piensa que el objetivo es que se plasme la realidad y el papel tiene que ser tu aliado. Esta guía te va a servir para tomar decisiones, de ahí que se tenga que escribir con la calma que merece.

Una vez que tengas ambos documentos listos, echa un vistazo y compara. ¿Cuál es el grado de coincidencia? En función de esta circunstancia, tendrás la respuesta. Es entonces cuando toca que empieces a hacer movimientos para cambiar la situación inicial. Evita aquello que te hace perder tiempo conforme con lo que deseas o que te importa.

Aunque la concepción del ejercicio es sencilla, requiere de una fuerza de voluntad. Y en esto tú vas a ser el principal protagonista, no lo va a ser ningún agente externo. Por lo tanto, tienes que tomártelo muy en serio.

Conclusión

Las prioridades vitales son importantes, sobre todo porque nos alinean con lo que somos. Aprender a descartar aquello que no nos resulta útil es un buen ejercicio de desarrollo personal. Por ese motivo, convendrá no olvidarlo en el día a día.

En Emocodificación te podemos ayudar a dar importancia a lo que realmente la tiene, sanando viejas heridas. ¿Te interesa saber más? Si es así, te animamos a que nos contactes.

Dejar un mensaje

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!