El ser humano se ve obligado, día tras día, a tratar con distintas personas con pareceres diversos. Es común que, en ocasiones, uno se tenga que enfrentar a situaciones estresantes y difíciles. En cualquier caso, conviene señalar que hay un aspecto que es innegociable: la dignidad personal. Explicamos por qué nunca hay que renunciar a respetarnos y cómo conseguirlo para que seas más feliz.

Por qué tienes que mantener tu dignidad personal

La dignidad es importante porque implica respetarte como individuo. Es cierto que, en ocasiones, estamos en situación de subordinación. Eso sí, conviene señalar que cumplir una orden no justifica cualquier cosa. Este aspecto es especialmente importante para que te sientas bien contigo mismo.

La falta de dignidad se puede dar en cualquier ámbito de relación. Sucede en el mundo del trabajo, en las relaciones de pareja o en la amistad. Lo cierto es que esta situación suele alargarse y se puede dar por varios motivos. Hay, en ocasiones, traumas infantiles y de la adolescencia que no se han solucionado. Otro aspecto a valorar es que hay experiencias negativas, ya en la edad adulta, que condicionan.

La autoestima es un elemento fundamental para ser feliz. Las personas que no se respetan acaban sufriendo y somatizando ese problema. Conviene, pues, que no descuides esta cuestión. Respetarte es la mejor manera de conseguir lo que te propongas. Esto es algo que agradecerás.

Cómo conseguir mantener tus valores

El principal problema que tienen las personas es no saber decir “no”. Lo que sucede es que, a veces, hay inseguridades que limitan esta autoexpresión, aunque se piense. Lo que conviene es no dejar que la situación se alargue indefinidamente.

¿Cuál es la solución? Hay que partir de una base que has de recordar. Es conveniente que tengas en cuenta que, si entras en un bucle de autonegación y dejarte pisar, a la larga te vas a sentir peor. Lo recomendable es que, si ves esa dinámica, la cortes cuanto antes. Esto te permitirá, a la larga, sentirte mejor y ser feliz. La realidad es que, poco a poco, vas a conseguir alinear tu vida con los valores que tienes.

Si tienes dudas, es bueno que recuerdes que, por mucha vergüenza y miedo que pases, vale más pasar un día mal que cien. La buena noticia es que, cuando hagas lo que consideras correcto, te sentirás liberado.

Conclusión

La dignidad personal es uno de esos elementos que nunca hay que perder. Es verdad que los avatares de la vida pueden limitarnos. Ahora bien, no hay nada más importante que sentirse satisfecho con lo que uno hace. El efecto, a medio plazo, redundará en tu estado de ánimo y, por qué no decirlo, de salud.

¿Te resulta difícil enfrentarte a estas situaciones? En Emocodificación te podemos echar una mano. Las sesiones de coaching que impartimos te ayudarán a recuperar tu confianza y mejorar tu día a día. No renuncies a ser feliz, empodérate, siéntete mejor y recupera la confianza que has tenido en ti mismo.

 

Dejar un mensaje

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!