La elección del color en la decoración es un elemento relevante, y no ha de extrañar por qué. No en vano, hay que tener en cuenta que los efectos del color en las emociones son reales. Esta es la razón por la que te convendrá, y mucho, saber cómo se genera el efecto y si siempre es homogéneo. Este artículo te da más datos acerca de cómo el color influye en nuestras vidas.

Los efectos del color en las emociones

Los colores gatillan determinadas emociones en los sujetos, esto está comprobado y cuantificado. Esto se tiene presente en el marketing, la psicología e, incluso, en los hospitales. Ahora bien, cuando se hace este análisis, conviene tener en cuenta algunos aspectos.

En primer lugar, hay diferencias en función de la tradición cultural. Hay colores con connotaciones positivas en Occidente y negativas en Oriente. Por lo tanto, hay que tener presente este elemento para que no haya problemas. Esto no ha de extrañar, puesto que hay un poso en el inconsciente de las personas que se transmite.

Por otra parte, los colores no crean la misma sensación en todas las personas. Es cierto que hay tendencias consolidadas, pero nos tenemos que referir siempre a las medias estadísticas. Si bien se pueden utilizar estos datos como elemento genérico, no deberías olvidar esta cuestión.

Finalmente, hay que señalar que, a medida que cumplimos años, nuestras percepciones cambian. Hay colores que nos gustan siendo jóvenes y que nos dejan de gustar cuando somos mayores. Por esta razón, las encuestas han de tener en cuenta esta desviación.

Colores que destacan

Todos los colores tienen una asociación positiva o negativa, aunque los matices son diversos. Algunos colores como el rojo o el amarillo están asociados a la lucha y a la prosperidad respectivamente, mientras que el lila se está asociando al empoderamiento femenino y, en tiempos pasados, a lo mágico.

Como principio general, hay dos bloques de colores que gustan más o menos. En Occidente, el azul es el color preferido, seguido por el verde. Por otra parte, los colores que menos gustan son el marrón, el rosa, el gris y, con matices, el negro. Recuerda, no obstante, que estas percepciones no están asumidas universalmente. Hay a quien el marrón le inspira putrefacción, mientras que a otros les gusta por su relación con la madera.

El mejor estudio sobre los colores, hasta la fecha, es la obra Psicología del Color de Eva Heller. Si bien la muestra de referencia es la población alemana de los años 1990, es el ensayo más completo para conocer las tendencias del momento.

Conclusión

Los efectos del color son reales y ese es el motivo por el que se tienen en cuenta en distintas disciplinas. No en vano, el cerebro reacciona de distinta manera ante una situación u otra y la información que nos proporcionan va mucho más allá de lo anecdótico. En Emocodificación impartimos sesiones de coaching para que puedas utilizar esta energía a tu favor. No dudes en contactarnos para pedir más información. Te podemos ayudar a empoderarte.

Dejar un mensaje

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!