Los controladores emocionales son personajes típicos de la manipulación psicológica. Saber cómo actúan es importante para ponerles límites y no entrar en ninguno de los juegos psicológicos que plantean. En este artículo te indicamos cuál es su operativa y las maneras de evitar tener problemas.

Cómo actúan los controladores emocionales

Hay algunos aspectos que nos permiten saber si una persona es controladora o no. Ten en cuenta que se trata de personas muy inteligentes que saben ocultar sus motivos últimos.

En primer lugar, cuando te llama de forma constante para preguntarte dónde has estado. Si llega un punto en que te resulta desagradable, plantéate si no se está haciendo algo mal.

Otra circunstancia es que te quiera ver aunque no tenga nada que decirte. De hecho, en ocasiones querrá quedar contigo aunque no haya ninguna razón para ello. Ten presente que una persona controladora es, ante todo, manipuladora.

Este supuesto es muy problemático, sobre todo cuando hay relaciones de pareja. Los controladores emocionales buscan aislar a su pareja del resto de la gente y controlan las llamadas de móvil o las visitas. Evidentemente, también consideran que tienen derecho a meterse en cualquier asunto de tu vida. Este es un modelo de relación tóxica y debes evitarla a toda costa.

Finalmente, otro aspecto a evitar de este tipo de vínculos es que te exigen una entrega incondicional. Se exige una lealtad inquebrantable y que no haya ningún tipo de crítica. Tener en cuenta este elemento es importante para evitar todo tipo de problemas a la larga.

Ponle límites a un controlador

Es imprescindible ponerle límites a un controlador emocional para que no te veas en situaciones sin salida. Por lo tanto, te damos algunos consejos para que rompas con situaciones desagradables:

Aprende a decir “NO” la primera vez. Si haces esto, se alejarán de ti como por arte de magia aquellas personas que buscaban una relación tóxica contigo porque ven que no tienen nada que hacer. No tengas miedo por decir lo que piensas porque te aseguramos que tu cuerpo y mente lo agradecerán.

Si estás dentro de una relación tóxica, también es hora de salir. Puede pasar que haya algunos elementos de control que puedes cortar de raíz, pero la experiencia nos indica que este tipo de situaciones suelen enquistarse. Es importante indicar que una relación tóxica no tiene por qué implicar un maltrato físico.

En el caso de que te toque una persona tóxica que tienes que aguantar por cuestiones profesionales, aprende a ponerle límites desde el primer momento.

Conclusión

Los controladores emocionales son personas inestables pero con un plan a largo plazo. Si no tienes en cuenta este aspecto, has de recordar que será más fácil que tengas problemas. Por este motivo, te conviene tomar decisiones para fluir y tener una vida más feliz. De esta manera, resultará mucho más sencillo tu día a día.

En Emocodificación y Sanación Genética te podemos echar una mano si lo necesitas. Contamos con las herramientas necesarias para que ganes en confianza en ti misma. Evitar las relaciones tóxicas es fundamental para ser feliz y estamos convencidos de que notarás la diferencia.

 

Dejar un mensaje

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.