El poder de la intención es un motivo recurrente en varias tradiciones, tanto psicológicas como esotéricas. No ha de extrañar, porque es una realidad que las personas motivadas tienen más posibilidades de lograr lo que se propongan. Lo que sucede es que hay un desconocimiento de hasta qué punto la intención o la motivación influyen en nuestros proyectos o tareas cotidianas.  ¿Te interesa saber más? Este artículo da más claves acerca de cómo alcanzar tus metas.

Cuál es el poder de la intención

La intención se convierte en un aspecto imprescindible para conseguir una meta. Ya en el Evangelio según San Mateo había un gran interés en señalar que la fe permitía mover montañas. Esto es sumamente importante porque sirve para entender por qué los procesos funcionan de forma distinta.

Pon a dos personas con todo el conocimiento y medios necesarios para lograr un objetivo. Supuestamente, y con las mismas habilidades, el resultado logrado debería ser similar. Sin embargo, la experiencia nos dice que raramente es así. Las diferencias de productividad existen en todos los sectores, más o menos, y la motivación es un aspecto fun-da-men-tal. El motivo es simple, la persona con más ganas producirá más.

Una persona motivada es capaz de dar más en su trabajo y vida personal. Este es el motivo por el que la intención se convierte en algo sumamente importante, de ahí que los departamentos de Recursos Humanos de las empresas quieran evitar el síndrome del trabajador estancado.

Cómo cultivar la intención

El cultivar la intención es también un punto importante en tu día a día personal. Uno de los problemas recurrentes está en que muchos emprenden objetivos sin tener clara su funcionalidad. Esto hace que gran parte de los proyectos se queden en tierra de nadie con el consecuente problema.

Lo primero que te tienes que plantear, sinceramente, es si quieres conseguir lo que deseas. Y es bueno que esa pregunta te la hagas más de una vez. No en vano, cuando se trata de objetivos a medio y largo plazo como una carrera universitaria, no estará de más que te lo plantees. En consecuencia, convendrá que te pienses bien las cosas para que no haya problemas.

La intención te permitirá imaginar y, con ello, lograr la motivación necesaria. Es bueno que te imagines qué lograrás y que lo visualices. Esta es una buena forma de, posteriormente, ir hacia donde lo desees. Notarás la diferencia.

Conclusión

El poder de la intención es una energía muy poderosa que es recomendable activar. Esto servirá para que resulte más fácil conseguir aquello que te propongas. Eso sí, conviene señalar que esta es también una habilidad que hay que cultivar. Por desgracia, hay quien no sabe calibrar bien los costes en esfuerzo e intención personal y por eso fracasa en gran parte de sus proyectos.

En Emocodificación impartimos sesiones de coaching emocional encaminadas a que logres mejor tus objetivos. Mejorar tu día a día es posible desde la consciencia. Contáctanos si estás interesado en conocer nuestra metodología de trabajo.

Dejar un mensaje

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!