El trabajo es una necesidad vital y, por lo tanto, puede gustar o no. Lo que sucede es que, en función de las circunstancias, puede también ser una fuente de realización personal. Te explicamos en qué casos se da este supuesto y por qué conviene que tu trabajo te guste.

El trabajo como elemento de realización

La realización personal es un concepto de popularización relativamente reciente. No en vano, tienes que tener en cuenta que los oficios, hasta hace poco, se heredaban de padres o hijos o no pasaban de ser un elemento imprescindible para poder vivir.

¿Esto significa que la vertiente de supervivencia del trabajo ha desaparecido? En absoluto, sigue siendo y existe como elemento principal. Lo que sí sucede es que se le da cada vez más importancia a sentirte a gusto y en considerar que realizas una labor útil. No en vano, hay que tener en cuenta que, al final, para la inmensa mayoría de la población, trabajar es una necesidad.

Hoy, de hecho, hay personas que rechazan el trabajo si no se sienten motivados. Esto no ha de extrañar, porque el síndrome del trabajador estancado es un lugar común. Desempeñar un trabajo con el que te sientas bien te aportará los siguientes beneficios:

1. Menor estrés

Lo primero que hay que tener en cuenta es que trabajar en lo que te gusta hará que tengas menos estrés. No en vano, cuando alguien realiza una actividad que le gusta, se siente mejor. Esto no significa que no vayas a tener picos puntuales, pero notarás la diferencia. Muchas situaciones de estrés crónico tienen que ver con un trabajo insatisfactorio que hay que aguantar.

2. Mayor rendimiento

Las personas que hacen una actividad placentera suelen rendir más. Por este motivo, si quieres que tu trabajo sea una fuente de satisfacciones y que, además, te haga ganar más dinero, lo mejor es que te guste. Como principio general, una persona que se siente realizada produce más. Este elemento, si lo sabes gestionar bien, será beneficioso para distintos ámbitos de tu vida.

3. Mayor creatividad

Cuando realizas una actividad grata, tienes la tendencia a ser más creativo. Esto es especialmente importante en determinadas disciplinas como las relacionadas con las artes. Lo que sucede es que hay quien considera que las profesiones vocacionales tienen un menor valor, y nada más lejos de la realidad. En definitiva, si lo que deseas es fluir mejor, lo ideal es que la disciplina te guste.

Conclusión

El trabajo como realización personal es recomendable porque, desde luego, tiene varios beneficios para ti. Las relaciones laborales de hoy tienen que basarse en una persona que trabaja en lo que le gusta, siempre que sea posible. ¿Estás atrapado en un trabajo que no te satisface e ignoras cómo dar un cambio en tu vida? Quizás te interese conocernos mejor.

Emocodificación ofrece sesiones de coaching emocional para empoderarte y que, de esta manera, puedas seguir el camino que desees. Te animamos a que nos contactes para conocer mejor de qué manera te podemos ayudar.

Dejar un mensaje

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!