Las emociones negativas dan una información que permite conocer para decidir con criterio. Te explicaremos en qué consisten y las correspondencias que ofrece cada emoción. Esta es una buena manera de ir un paso por delante para conocernos mejor y sobreponernos a las dificultades. Finalmente, te diremos cómo trabajar tus emociones para que seas más feliz.

Qué mensaje nos transmiten las emociones negativas

Paul Ekman escribió en su día acerca de 6 emociones básicas. No en vano, las emociones son un termómetro de lo que sentimos ante el entorno. Conocerlas o descifrarlas es conveniente para evitar problemas. Es bueno que sepas que las emociones negativas son las siguientes:

El asco nos habla de algo o alguien que nos repele. Puede ser un sabor, una forma de ver la vida o de ser. La mayoría de las personas que sienten asco por vez primera es ante una comida; lo que sucede es que, cuando se crece, esta sensación también la evocan personas. El resultado es que te resulta mucho más fácil saber qué es lo que te vas a encontrar. La inmensa mayoría de las veces, esta sensación es preventiva y nos permite ahorrarnos problemas no interactuando con determinadas substancias o personas.

El miedo es uno de los dos impulsos básicos que generan huida o lucha en el cerebro reptiliano. La emoción suele asociarse a las experiencias negativas anteriores o a lo que resulta desconocido. Este dato es importante porque, sin esa emoción, las personas serían inconscientes a la hora de afrontar situaciones.

La tristeza es una emoción que nos genera retraimiento y eso es bueno para entender por qué nos sucede algo. Si entendemos las emociones como un mensaje, esta se referirá a situaciones que han sucedido en el pasado. Esto es bueno para que no las tengas que repetir o para ir un paso por delante.

La ira es una sensación de rechazo ante una situación o persona que no es de nuestro agrado.  El principal aspecto que diferencia a esta emoción de otras es su intensidad, muy fuerte. Es importante señalar que esta emoción puede, o no, representar algo más a largo plazo.

Conclusión

Las emociones negativas son una información valiosísima para que nos sintamos mejor. Como principio general, conviene que no las rechacemos y que dejemos que se expresen. Esta es una manera de sentirnos mejor e ir un paso más allá.

Lo que sucede es que muchas personas desconocen cuál es el potencial de sus emociones. Esto supone, en la práctica, que no tienes una orientación práctica y es más fácil equivocarte. Si las emociones tienen el papel de una brújula, es evidente que te interesan conocerlas. Esta es una forma de ahorrarte problemas y de ser feliz.

Si quieres hacer un trabajo de autorreconocimiento emocional, en Emocodificación te podemos ayudar. Realizamos sesiones de coaching que te permitirán sentirte mejor por dentro y por fuera. Te animamos a que ejerzas este trabajo para conseguir tus objetivos lo que, a la larga, va a redundar de forma positiva en tu vida.

Dejar un mensaje

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.