Tener problemas es un lugar común para la mayoría de las personas. Sin embargo, este tipo de situaciones pueden ser, precisamente, la garantía de felicidad. Las situaciones problemáticas son, en realidad, una puerta luminosa para sentirte mejor a la larga. Este artículo te intentará explicar el porqué de esta aparente paradoja y cómo utilizar las situaciones difíciles a tu favor. Finalmente, te indicamos cómo puedes pedir una orientación si lo necesitas en un determinado momento.

¿Por qué un resolver problemas da una garantía de felicidad?

Los seres humanos tendemos al confort y a mantenernos en una zona segura. Si bien eso puede resultar útil por un tiempo, a la larga resulta problemático. Somos inquietos, queremos más y, a la larga, nos sentiremos estancados si no afrontamos desafíos. Este es el motivo por el que la denominada zona de confort puede ser una trampa.

Los problemas nos obligan a enfrentarnos a situaciones complicadas. Cuando somos capaces de solucionarlos, es como si subiéramos un escalón. Lo que antaño nos resultaba complicado, deja de serlo. Esto es lo que nos permite ser más felices y, por qué no decirlo, sabios. Someternos a un determinado nivel de estrés, si es moderado, nos permitirá ir un paso hacia delante. Los aprendizajes que realizamos, a la larga, quedarán como un poso positivo y ganaremos en experiencia.

Una de las peores acciones que se pueden realizar con una persona joven o un niño es que no aprenda a enfrentarse a los problemas. Somos conscientes de que eso se hace con ánimo de proteger, pero resulta contraproducente. Saber administrar convenientemente protección y confianza es fundamental para aprender a ser adultos. Es por eso que tener problemas nos puede ayudar a ser felices.

Entiéndase bien, no se trata de ir siempre al límite porque eso sería contraproducente. Hay problemas muy graves que no son necesariamente un reto. Otro aspecto a tener en cuenta es que los problemas no tienen que ser permanentes. Sin embargo, una dosis moderada de estrés ante los problemas nos permitirá ser personas capaces.

Conclusión

La madurez implica enfrentarse a situaciones y saber lidiar con ellas. Esta es la razón por la que, a la larga, te resultará más fácil ser feliz si puedes solucionar problemas. Esta es la mejor garantía de felicidad y por ello te conviene tener presente esta realidad. Las personas felices son también seres conscientes de los pros y los contras de las situaciones que afrontan.

La realidad es que, a medio plazo, muchas personas no saben cómo enfrentarse a los problemas. Esto provoca que pocos vean los obstáculos como un aliado a medio plazo. Si bien es comprensible, sería bueno verlos de otra manera porque, seguro, nos será más fácil superarlos. Este prisma nos permitirá, a la larga, ser más felices.

¿No sabes cómo gestionar situaciones complicadas? Quizás lo que necesitas es tener más confianza en ti mismo. En Emocodificación ofrecemos sesiones de coaching para que puedas solucionar tus situaciones confiando en tus propios recursos. Esta es la mejor manera de ser feliz.

Dejar un mensaje

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.