El Ser Humano es evolución en todos los sentidos. La vida tiene multitud de pruebas y desafíos que tenemos que afrontar, de ahí que no sea extraño que a esta capacidad se le dé tanta importancia. Este artículo pretende ir más allá y hablar de los inconvenientes de no evolucionar.

Los principales inconvenientes de no evolucionar

Lo cierto es que el desarrollo normal vital de una persona ya supone una evolución. Ahora bien, aunque los rasgos físicos son claros y evidentes, hay más controversia en las cuestiones psicoemocionales. No resulta muy difícil encontrar personas maduras que, relacionalmente, están en la adolescencia.

Estas situaciones, en el pasado, eran menos problemáticas. No en vano, las estructuras sociales eran impermeables y, mejor o peor, cada quien sabía cuál era su lugar. Hoy no es así porque las circunstancias vitales cambian con suma rapidez. La mayoría de las personas tienen que reciclarse laboralmente y viven en varias poblaciones a lo largo de su vida.

La verdad es que evolucionar no es una opción, sino una necesidad. Quedarse estancado genera varias situaciones desagradables que es mejor evitar. Los principales problemas con los que te puedes encontrar son los siguientes:

1. Falta de adaptación

El principal problema de estancarse es la falta de adaptación al entorno. Si no evolucionas en tus pensamientos ni incorporas las novedades y tu experiencia, es posible que tengas problemas en los planos laboral y relacional. Imagina una persona que pretenda trabajar en una oficina con máquina de escribir en vez de hacerlo con ordenador… ¿Arcaico, verdad?

2. Sensación de soledad

Las personas que no evolucionan tenderán a quedarse solas. No es que los demás sean malos, es que, simplemente, no esperan o tienen otras cosas que hacer. Los humanos son seres sociales y, por lo tanto, necesitan del contacto con los demás, conocer cómo piensan e interactuar. Es fundamental que indiquemos que evolucionar no implica carecer de criterio, sino, simplemente, estar dispuesto a enriquecerlo y, si te convence, cambiarlo.

3. Dificultades operativas

No nos engañemos, una persona no tiene por qué ser experta en informática, pero si trabaja ha de saber entrar en un procesador de texto. Los niveles de evolución son variables, pero si aspiras a quedarte estancado, tendrás problemas en tu día a día. Hoy hay muchas gasolineras de autoservicio, la mayoría de los bancos han cerrado la ventanilla para pagar recibos y los pagos se realizan con tarjeta de crédito. Un mínimo de evolución es necesario para no tener contratiempos cotidianos y no hay por qué renunciar a ser feliz.

Conclusión

Los inconvenientes de no evolucionar son varios y, por eso, te recomendamos que no te cierres. Mantener conversaciones con tus semejantes y abrirse a conocer otras personas serán elementos suficientes. Eso sí, recuerda que, al final, eres tú quien tiene que determinar cuál es el nivel de interacción.

¿Te cuesta relacionarte con los demás o adaptarte a los cambios? En Emocodificación te podemos echar una mano para que te sientas mejor contigo mismo. No dudes en contactarnos para conocer más acerca de nuestra metodología.

 

Dejar un mensaje

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!