Los motivos para perseverar en una decisión son muchos. Ahora bien, no está de más conocerlos para que no haya mayores problemas. Una de las situaciones más complicadas es, precisamente, la desorientación. Este artículo pretende ofrecer alternativas prácticas para hacerte más fácil la vida.

Por qué hay que perseverar en una decisión

Como consideración previa, deberías preguntarte si tu objetivo es lo que realmente quieres. Una de las razones por las que las personas abandonan un proyecto es, precisamente, la falta de claridad. En consecuencia, conviene tomarte tu tiempo para saber si vas en buen camino.

El segundo aspecto al que hay que dar importancia es que algunos proyectos son a medio o largo plazo. Esto significa que, para llevarlos a buen puerto, hay que hacer un trabajo de constancia. No hay que olvidar, por ejemplo, que para hacer una carrera universitaria necesitas un mínimo de 4 años y esto implica un mínimo de perseverancia. Por lo tanto, la constancia es una habilidad que conviene ejercitar para que no caigas en el problema que te impida avanzar.

Por otra parte, hay que recordar que la tendencia natural del ser humano a la dispersión. Este es un problema que puede generar disfunciones y que nos obliga a disciplinarlos. Si bien las personas tienen que ejercitar esta situación desde que son niños, lo cierto es que una de las diferencias que implican la madurez es, precisamente, evitar la dispersión.

¿Es difícil ser perserverante?

Lo cierto es que la perseverancia es una actitud que se tiene que ejercitar. Por lo tanto, y como principio general, no estará de más que te marques objetivos fijos que puedas cumplir paulatinamente. Esto servirá para tener controlada, a la larga, la situación. Hay que señalar que no es necesario que el objetivo sea especialmente ambicioso, pero sí tangible y conmensurable.

Como principio general, esta táctica te servirá para conseguir mejor las metas sin agobiarte. Eso sí, no te puedes hacer trampas en ningún momento. Si te marcas el objetivo de lograr una meta, tienes que cumplirla. Por eso, te recomendamos que en un primer momento te marques objetivos poco pretenciosos, pero asumibles. Esta es la manera de conseguir un progreso que se asiente a medio plazo.

Recuerda que el objetivo final es asentar estos movimientos para que se conviertan en un hábito. A largo plazo notarás la diferencia y lo agradecerás. No en vano, cuando se trabaja a este nivel se hace importante no quedarse atrás. Esta es la manera, en definitiva, de conseguir lo que te propongas.

Conclusión

Perseverar en una decisión o proyecto es una de las condiciones necesarias para alcanzar el éxito. Ahora bien, no nos vamos a engañar y hay que tener en cuenta que no todo el mundo tiene las condiciones iniciales. Ser realista y, sobre todo, poner esfuerzo, son elementos que no hay que olvidar para evitar frustraciones. Emocodificación puede ayudar a conseguir las metas gracias a su metodología sanadora. No dudes en contactarnos para conocer más información acerca de cómo lograr tus objetivos.

Dejar un mensaje

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!