Las crisis en las relaciones de pareja son una situación recurrente. Los desencuentros indican un problema y pueden ser más o menos destructivos en función del enfoque que se les dé. Te indicamos cómo entender lo que está pasando y la forma de sobrellevarlos.

¿Por qué hay crisis en las relaciones de pareja?

Hay muchos motivos por las que se originan las crisis de pareja, pero podemos destacar tres: el fin de la etapa de enamoramiento, problemas estructurales o una quiebra del pacto inicial. Conocer la casuística es fundamental para buscar soluciones. Ahora bien, conviene recordar que siempre tenemos la decisión de tomar la decisión de que nos ayude sin pedir permiso a nadie.

1. Fin de la etapa de enamoramiento

La etapa de enamoramiento dura los primeros meses o dos años, a lo sumo. Por lo tanto, es fundamental que sepas que el subidón de endorfinas tiene un final. Cuando esto sucede, lo normal es que veamos que nuestra pareja no es tan maravillosa y tiene cosas que nos irritan.

En definitiva, la crisis que se puede dar por este motivo impone honestidad mutua. Tu pareja es una persona imperfecta que comete errores y has de tenerlo presente.

2. Problemas estructurales

Hay situaciones estructurales de pareja que se han pospuesto durante años. Llegados a este punto, lo normal es que haya algún pretexto que haga explotar la situación. La realidad es que este tipo de situación se suele dar en parejas longevas que han soslayado los problemas por lo que consideraban un bien superior.

Piensa que, cuando esto sucede, hay un problema grande a solucionar. Lo que pasa es que el detonante es solo la punta del iceberg y, si interesa mantener la relación de pareja, hay que hacer examen de conciencia.

3. Quiebra del pacto inicial

La quiebra del pacto inicial se da cuando ha habido una infidelidad o una traición a la confianza de la otra persona. Dicho de otra manera, había unas reglas que se han roto. En este caso, hay un problema evidente de confianza que hay que solucionar.

Conclusión

Las crisis en las relaciones de pareja son de varios tipos pero el protocolo de solución es el mismo. En primer lugar, hablar con la persona; por otra parte, comprobar que hay una asunción mutua de responsabilidades y, finalmente, cumplir con lo que hemos acordado.

La realidad es que podemos tomar consciencia de los problemas para mejorar. No en vano, la realidad es que si sabemos lo que sucede resultará más fácil solucionar las situaciones. Las crisis de pareja indican un problema, pero si las superamos fortaleceremos nuestra relación. A la larga, esto servirá para que marques la diferencia. Esto te servirá para ser más feliz, y qué duda cabe que será más sencillo vivir tu día a día.

En Emocodificación te podemos echar una mano para que tomes consciencia del problema. El coaching puede ayudar, y mucho, siempre que sepas lo que hay y tengas intención de cambio. Hoy es posible tener una vida más plena y feliz.

Dejar un mensaje

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.