Una de las premisas del coaching es la de superar tu zona de confort, y eso está bien, aunque es imprescindible marcar metas realistas. ¿Fallas en ese aspecto? Vamos a hablar de ello.

 

Cómo marcar metas realistas: lo que tienes que saber

 

La consecución de objetivos es una de las bases de nuestro desarrollo personal. Y es relevante señalar que conseguir un objetivo u otro es irrelevante, siempre que sirva para mejorar.

 

Ahora bien, no es difícil encontrarse con personas que son especialistas en prepararse y en fracasar. Y nada hay más frustrante que fallar constantemente en todos los retos que emprendemos. Tienes derecho a equivocarte, pero no a que esta situación se cronifique. Al final, el mundo está lleno de grandes promesas o de genios en potencia que se han quedado en nada.

 

Y uno de los principales motivos está en no ajustar los objetivos a lo que realmente se quiere conseguir. Pensar en grande está bien y es importante, cierto, pero siempre en función de una serie de metas a largo plazo.

 

Marcar objetivos realistas se convierte, pues, en una necesidad por una cuestión de salud mental. Los siguientes tips te ayudarán a no fracasar en tus objetivos:

 

1.      Valora cuál es tu punto de partida

 

El punto de partida es imprescindible para no montar castillos en el aire. Esto supone, por ejemplo, saber de qué conocimientos, tiempo o dinero dispones para alcanzar tu objetivo. Y, de la misma manera, hacer una comparativa con situaciones similares del pasado.

 

2.      Piensa cuánto estás dispuesto a poner y durante cuánto tiempo

 

Otro de los puntos esenciales es saber cuál es tu disposición de partida, sea cual sea. Y, relacionado con ello, cuánto tiempo estás dispuesto a invertir para lograr ese objetivo. Una carrera universitaria requiere de, como mínimo, cuatro años, mientras que un cursillo raramente dura más de uno; esto se puede aplicar a cualquier objetivo de cualquier ámbito.

 

3.      No te autoengañes

 

El autoengaño es uno de los principales enemigos, si no el peor, de la realidad. Si tienes cuarenta y cinco años cumplidos puedes jugar bien a fútbol o hacer gimnasia, pero difícilmente te vas a convertir en Leo Messi o en Nadia Comaneci. Por favor, ten claro cuál es el límite ente un reto ambicioso y la pérdida de sentido de la realidad.  Esto, además, te servirá para hacer una gestión inteligente de tus energías que, a la larga, agradecerás.

 

4.      Evita la obstinación inútil

 

Saber decir “hasta aquí” es importante con los demás, pero también contigo mismo. Si un objetivo se te atraviesa repetidamente y no ves opciones de lograrlo, lo más inteligente es saber ponerle fin a tus intentos. Este no es un proceso bonito, pero, como mínimo, te ahorrarás pérdidas de tiempo dolorosas. El empecinamiento sin sentido no conduce a nada bueno.

 

Conclusión

 

Establecer metas realistas cuando buscas algo es vital para sacarle el máximo partido a tus esfuerzos. En Emocodificación te podemos echar una mano a mejorar porque impartimos sesiones de coaching individualizado.

Dejar un mensaje

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!