Las religiones, la filosofía y la psicología han tratado con profusión sobre las vertientes luminosa y oscura de la humanidad. A nadie se le escapa que las personas tenemos estas dimensiones, pero es importante que las vivamos con naturalidad. Hoy queremos hablar de este aspecto para ser más felices, en especial de cómo integrar tu parte oscura. ¿Te interesa saber más sobre este tema? Entonces, vamos allá.

 

La parte oscura, entenderte con ella y vivir en paz

 

Todas las personas, absolutamente todas, tenemos una dimensión oscura. A veces nos enfadamos, odiamos, sentimos envidia e, incluso, llegamos a desear el mal a otras. Estas emociones existen y no sería realista negar su existencia.

 

Ahora bien, no está de más pensar en que nosotros no somos santos ni tenemos que aspirar a ello. La santidad es un modelo ideal que, precisamente por su excepcionalidad, ha llamado la atención. Dicho esto, en nuestro día a día es imposible que no sintamos estas emociones negativas. No en vano, es imposible disociarlas porque, tarde o temprano, saldrán.

 

¿Qué podemos hacer, pues, ante esta problemática? Varias cosas interesantes. La primera de ella, preguntarnos el porqué de cada vez que sentimos que la parte oscura se manifiesta. Seguro que la mayoría de las veces podrás identificar las razones sin demasiados problemas, pero igual otras ocasiones no.

 

En segundo lugar, no estará de más que, llegados a este punto, te plantees si tú puedes hacer algo al respecto. Hay veces que algo o alguien nos irrita sin remedio porque así tiene que ser, pero en otras ocasiones eso se debe, más bien, a que tenemos un conflicto sin resolver. Si es así, la mala noticia es que tienes un trabajo pendiente. Y, como decía Carl G. Jung, lo que resistes, persiste.

 

En cualquier caso, una actitud inteligente es la de la aceptación de que somos seres imperfectos. Cuando esto sucede, reducimos exponencialmente la presión que nos imponemos. Es curioso, pero en algunos casos este simple hecho hace que las tensiones desaparezcan. Al fin y al cabo, nos permitimos sentir rabia y no nos flagelamos por ello.

 

Por todas estas razones, la oscuridad puede ser el reverso aceptado de nuestra existencia. Y esta es una puerta hermosa para que, de verdad, mejoremos como seres humanos.

 

Conclusión

 

Aunque la iconografía ha hablado mucho de la parte oscura, la mayoría de las veces ha sido en un sentido represivo. No hay por qué vivir siempre con un sentimiento de culpa sino entender que esta parte también nos pertenece. Podemos y debemos mejorar en la línea de ser más felices y en nuestro ser hay gran parte de las capacidades de regeneración. Ser conscientes de ello hace que tengamos el poder y no lo tengamos que ceder en terceras personas.

 

En Emocodificación te podemos ayudar si padeces algún bloqueo emocional que te impida vivir una existencia fluida. ¿Quieres saber más acerca de nuestra metodología para sanar viejas heridas? No dudes en contactarnos y te explicaremos con más detalle cuál es nuestra forma de trabajar.

Dejar un mensaje

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!