La ocupación es un aspecto habitual en los tiempos que corren. Como principio general, las personas ocupadas están activas y esto, a priori, no es malo. Sin embargo, sí hay casos en los que la actividad es perniciosa. Vamos a repasar estos supuestos para que compruebes si te sientes identificado con alguno de ellos.

Motivos por los que las personas ocupadas pueden ser infelices

Las personas ocupadas pueden no ser felices y eso les genera problemas en su día a día. Este aspecto es importante porque pocas cosas son más frustrantes que una actividad con la que no nos sentimos bien. Como vas a ver, son varios los motivos que la pueden originar. Vamos a echar un vistazo:

Niveles de actividad poco saludables

Los niveles de ocupación siempre tienen que estar dentro de unos límites saludables.  La actividad, como regla general, es positiva para el organismo y le permite superarse y alcanzar nuevos objetivos. Lo que sucede es que, en algunos casos, esta cuestión es contraproducente porque el organismo no puede mantener ese grado de esfuerzo con la debida constancia.

Ocupación indeseada

El segundo motivo de peso es que la ocupación que tenemos que asumir no nos guste. Esto puede ser por varios motivos, desde la aversión que nos crea un trabajo a la falta de fluidez para desempeñarlo o al denominado síndrome del trabajador estancado. En cualquier caso, si esta situación se prolonga sería conveniente ponerle fin cuanto antes. Esta es la manera de evitar problemas que se enquisten.

Entorno externo

Finalmente, hay casos en la que la ocupación no nos hace felices por cuestiones externas. A alguien le puede gustar su trabajo, pero puede encontrarse con un superior insoportable o con compañeros de trabajo hostiles. Si esto sucede, además de buscar cambios, debería tener claro que el problema es el entorno externo, no la actividad en sí.

Problemas endógenos

Un proceso depresivo influye, y mucho, en la situación de una persona. En este caso, más que cuestiones externas deberíamos de hablar de cuestiones internas. Esto se manifiesta a través de depresiones, separaciones u pérdidas de un ser querido.

La idea que subyace es clara. Las personas que tengan una ocupación insatisfactoria, tienen que hacer pro cambiarla. El cómo, dependerá de si el problema está en la actividad que desempeñamos o en el entorno. Decidir el cuándo es fácil, cuanto antes.

Conclusión

La solución de una situación insatisfactoria en el trabajo parte, en gran medida, de la persona afectada. Tienes la obligación, en la medida de tus posibilidades, de realizar los cambios necesarios para que tu situación deje de ser cargante. No en vano, el trabajador, autónomo o estudiante tiene que defender su bienestar. Las personas ocupadas pueden ser felices o infelices en función de las circunstancias que les rodeen.

¿No sabes por dónde empezar y quieres darle un cambio a tu vida? Las sesiones de coaching y formación de Emococidficación te ayudarán a empoderarte. No dudes en contactar con nosotros para ganar en bienestar y seguridad en ti mismo.

Dejar un mensaje

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!