La pirámide del éxito es desconocida por la mayoría del público, pero te interesa conocerla para tener herramientas útiles. Aquí sabrás, con detalle, en qué consiste y sus principales valores. 

La pirámide del éxito, orígenes y principales valores

John Wooden creó la pirámide del éxito y, en un primer momento, se concibió como un modelo para mejorar el rendimiento de los jugadores de baloncesto. Lo que sucede es que ese mismo modelo sirve, también, para otras opciones, tanto deportivas como profesionales o personales. De ahí que, en los últimos tiempos, se haya puesto el foco en este modelo. 

La pirámide se basa en niveles progresivos, tante en la base como en el cuerpo y el vértice. Y, como en la pirámide de Maslow, corresponde empezar en la base y seguir elementos progresivos. Ahora bien, si bien la primera indica tipos de necesidades, aquí se entra en cualidades que se han de tener para triunfar. Toma nota, que esto te interesa:

Base

La base de la pirámide requiere de una serie de capacidades básicas. En primer lugar, la laboriosidad porque, para alcanzar el éxito, es ineludible el esfuerzo. Posteriormente, hay que tener entusiasmo, porque sin ganas e ilusión, es imposible sostener este esfuerzo. Además, es importante cultivar el valor de la amistad, porque de lo contrario, faltará el entusiasmo. Por otra parte, una persona, para alcanzar el éxito, ha de ser leal con quien se relaciona. Finalmente, todo esto ha de llevar a saber cooperar con otras personas desde la reciprocidad.

Estas capacidades básicas permiten tener una base sólida para alcanzar el éxito. Y, sobre todo, es importante para que este éxito se pueda sostener. 

Cuerpo

El cuerpo consta de las distintas habilidades que han de servir para sostener a medio plazo los objetivos que nos marcamos.

La iniciativa, o proactividad, es esencial, porque las casualidades o “golpes de suerte” son puntuales; en consecuencia, uno tiene que responsabilizarse. En segundo lugar, hay que tener un propósito, que nos servirá a largo plazo. Además, el autocontrol ha de ser clave para las situaciones difíciles. Otro punto es que hay que estar alerta de los cambios y no caer en la autocomplacencia. La condición física y psicológica general también es conveniente. Y, finalmente, hay que contar con destrezas y espíritu de colaboración.

A nadie se le escapa que, para triunfar en el trabajo, una buena salud física también ayuda. Por lo tanto, y aunque la relevancia de ese punto a corto plazo sea menor, no habría que desdeñarla. 

Vértice

El vértice de la pirámide cuenta con las características que marcarán la diferencia final. Hay que destacar, en este caso, la fuerza de carácter, la autoconfianza y el espíritu competitivo. Lo que sí es importante señalar es que, para que sean efectivas, han de estar precedidas de los otros puntos. De lo contrario, el éxito será a corto plazo, endeble e inestable.

Conclusión

La pirámide del éxito es una pauta interesante para poder alcanzar nuevos objetivos. ¿Te interesa mejorar en tu desarrollo personal y abrir la puerta a nuevas metas? ¡En Emocodificación te puedo ayudar! ¡Contáctame!

Dejar un mensaje

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!