La vida, en ocasiones, nos resulta complicada en exceso porque nos cuesta gestionar las circunstancias. Sin embargo, ¿podemos hacer algo por simplificar la vida y ser más felices? La respuesta es un rotundo «sí» y aquí te explicamos cómo puedes conseguirlo.

 

Cómo simplificar la vida, pautas para tu día a día cotidiano

 

El ser humano es especialista en complicarse la vida, y esto no es una frase hecha. Tenemos la capacidad de crearnos obligaciones que, o no nos corresponden, o podemos delegar. El resultado es que, poco a poco, nos vamos desgastando. Ser feliz pasa, indudablemente, por tomar consciencia de esta situación y querer cambiarla. Si esto no sucede, nos veremos en un bucle del que nos resultará muy difícil escapar.

 

Como sabemos que del dicho al hecho hay mucho trecho, no estará de más que sepas cuáles son las pautas que puedes seguir. Al fin y al cabo, simplificar es un arte que se puede perfeccionar. Toma nota, que esto te puede servir, y mucho:

 

1.      Da importancia a aquello que realmente la tenga

 

Una de las mejores estrategias para simplificar es dar importancia a aquellas cosas que realmente la tienen. ¿Te has parado a pensar alguna vez en cuánto tiempo has perdido en situaciones que realmente no te aportaban nada? Si es así, empieza por cortar con aquello que no sea importante.

 

Cuando hayas ejercitado esta capacidad, al poco tiempo verás cómo te encuentras mejor. Y sí, este es uno de los principales elementos que tiene el arte de la simplificación. Si eres capaz de conseguirlo, será mucho más fácil de obtener resultados.

 

2.      Date un tiempo para ti

 

Las personas tienen que saber darse un tiempo para sí mismas porque, de lo contrario, se agobian. Este es uno de los grandes desafíos que tienen que afrontar en el día a día. Busca un espacio privado que te ayude a encontrarte bien y a recargar pilas.

 

Es cierto que tenemos obligaciones, pero no lo es menos que, si solo pensamos en ese plano, acabaremos colapsados. Nuestra responsabilidad es poner un grano de arena para no llegar a ese grado de colapso.

 

3.      Aprende a delegar

 

Las personas que quieren abarcarlo todo y dirigirlo todo acaban siendo infelices. Y eso en el mejor de los casos, porque en el peor son tóxicas para todas aquellas personas que las rodean. En consecuencia, estará bien delimitar qué es lo que realmente se tiene que hacer y qué se tiene que delegar.

 

Jugar a ser Superman es muy peligroso por varios motivos. Por lo tanto, intenta huir de ese arquetipo porque, aunque no lo parezca, no aporta orden. Saber delegar en las personas apropiadas te facilitará tu vida más de lo que imaginas.

 

Conclusión

 

La capacidad de simplificar la vida es muy útil para poder conseguir lo que te propongas. Una de las virtudes de Emocodificación es que te podemos ayudar a que distingas lo que realmente es importante. ¿Crees que te podemos ayudar? Si es así, no dudes en contactarnos.

Dejar un mensaje

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!